MEUSBURGER_TOOLMAKER

Una correcta estandarización comienza en la fase de diseño

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

En el mundo empresarial todos crecemos a la par, tanto en términos logísticos como económicos. La globalización está aumentando la presión competitiva en el campo de la fabricación de matrices y utillajes, si bien es cierto que nos ofrece la oportunidad de aprovechar encargos de mercados emergentes. Al mismo tiempo, la espiral de la innovación avanza cada vez más rápido, lo que exige flexibilidad y capacidad de adaptación a las empresas, que también se ven obligadas a ser más y más eficientes para competir en costes y plazos. En este escenario, un grado de estandarización elevado a lo largo de toda la cadena de procesos permite rebajar de forma drástica los costes y los plazos de un proyecto. La empresa austriaca de elementos normalizados Meusburger da las claves sobre cómo conseguirlo.

Durante el ciclo de vida de una matriz es importante mantener una visión global de los costes. Las opciones de ahorro deberían sopesarse ya al comienzo de un proyecto y el uso de elementos normalizados influye en el coste final. Conviene hacerse preguntas como estas: ¿pueden estandarizarse los componentes de la matriz? Si la respuesta es afirmativa, ¿qué posibilidades tenemos de recurrir a piezas normalizadas o a proyectos de matrices desarrollados en nuestras instalaciones? o ¿puede suministrárnoslas un fabricante de elementos normalizados externo? De ser así, contamos con un enorme potencial de ahorro para asegurarnos una clara ventaja competitiva.

La fase de diseño es decisiva

Los costes de una matriz pueden variar mucho en la fase de desarrollo, pero difícilmente pueden recortarse al final del proceso, durante la producción en serie. El diseñador determina la secuencia de mecanizado en la matriz y se encarga de decidir cómo se disponen las distintas estaciones de mecanizado o el avance. En esta fase resultan decisivos los parámetros de producción con los que funcionará la matriz más adelante en el taller de troquelado. Establece además si la matriz estará compuesta por placas normalizadas disponibles en almacén o por placas especiales que deben encargarse a medida. A mayor número de elementos normalizados, mayor porcentaje de costes fijos calculables.

Meusburger_Toolmaker_2
Llegue antes a su objetivo con los asistentes digitales

El uso de elementos normalizados supone un ahorro en todos los ámbitos, que comienza por un cálculo preliminar rápido y fiable mediante los asistentes digitales de Meusburger. Con estas herramientas se combinan de manera fácil y rápida todos los componentes necesarios y se guardan para más adelante. Los datos CAD de los portamatrices completos pueden exportarse con solo unos clics desde la tienda online o el catálogo instalable de Meusburger a todos los sistemas CAD habituales. Así el diseñador dispone de más tiempo para concentrarse en los puntos clave de un portamatrices.

Cuarenta mil artículos a su servicio

En la línea de matricería Meusburger cuenta con más de cuarenta mil artículos destinados a satisfacer las necesidades específicas de nuestros clientes. El material con bajo riesgo de deformación incide en gran medida en los costes de fabricación y mantenimiento de la matriz, puesto que los aceros de calidad estabilizados y las tolerancias precisas de forma y posición permiten recortar costes derivados. También algunos componentes, como los elementos activos, cumplen funciones significativas en una matriz. Si el cliente los compra, en lugar de fabricarlos en sus propias instalaciones, obtiene un ahorro considerable que, a largo plazo, supone una ventaja competitiva. El momento perfecto para ponerlo en práctica es obvio: ¡ahora! Es precisamente en los periodos de auge económico cuando debemos prepararnos para el futuro.

Trucos y consejos relacionados con la estandarización:

  • Logre una calidad excelente gracias a las placas con bajo riesgo de deformación.
  • Prepare normas de diseño.
  • Utilice una menor variedad de componentes.
  • Opte por componentes estandarizados para recortar los costes de fabricación.
  • Cree guías de mecanizado, como tolerancias o dimensiones predefinidas.
  • Trate de estandarizar los procesos.